Pese a todos los costes y retos, las empresas son optimistas sobre el cloud (y II)

  • Estrategias

KIO nube

El 95% afirma que el aumento del movimiento de la infraestructura a la nube es inevitable. Las compañías quieren que el 58% de su gasto en TI se invierta en la nube pública para 2025, mientras que en España actualmente está al 46%, cerca de alcanzar el objetivo.

En su informe ‘Evolución de la nube’, Couchbase revela que las compañías están tratando de luchar contra las limitaciones de los servicios en la nube. En España, el 47% de las empresas han tenido que reducir su interés en la transformación digital de su negocio debido a los retos que plantea los servicios en la nube, mientras que el 46% ha elegido servicios en la nube que no ofrecen la posibilidad de escalar el negocio para satisfacer la demanda. Pese a todo ello, el 95% de los encuestados a nivel global afirma que el aumento del movimiento de la infraestructura a la nube es inevitable.

Pese a todos los costes y retos a los que se enfrentan, las empresas son optimistas sobre el cloud. Casi todos los encuestados a nivel global confían en que sus servicios en la nube les proporcionen los niveles de seguridad, disponibilidad, rendimiento, rentabilidad, control, escalabilidad y cumplimiento que necesitan.

A todo esto, se suma el aumento del gasto en la nube. Así, las compañías quieren que el 58% de su gasto en TI se invierta en la nube pública para 2025, mientras que en España actualmente está al 46%, cerca de alcanzar el objetivo.

De igual forma, cuando se les pidió que identificaran sus principales preocupaciones en torno a la nueva infraestructura en la nube, el 52% de las empresas españolas señalaron la seguridad de los datos, seguido de la capacidad para satisfacer las futuras necesidades digitales (39%) y evitar la dependencia del proveedor (31%), mientras que el 29% se mostró preocupado por mantener la capacidad de adaptación a la demanda. 

“Si los costes y las preocupaciones siguen en aumento, veremos a más compañías luchando por alcanzar sus aspiraciones empresariales globales”, comenta Esaú Alonso, Country Manager de Couchbase para España y Portugal. “La clave de muchas de estas preocupaciones, y de los costes adicionales a los que se enfrentan las empresas, es la dispersión. Cuanto más control sobre sus datos tengan los clientes de la nube, incluido dónde se almacenan y cómo se gestionan, más seguros estarán de que son seguros, de que sus servicios están preparados para el futuro y de que tienen los costes bajo control. Saben que no se puede volver a meter al genio de la nube en la lámpara, y las compañías tampoco deberían querer hacerlo. En cambio, tenemos que asegurarnos de que esté a la altura de todas las expectativas”.