Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Claves para evitar ciberataques en las empresas

  • Seguridad

seguridad genérica

La seguridad digital es una prioridad, las empresas deben adoptar medidas preventivas que garanticen el almacenamiento, gestión y transmisión de la información al convertirse esta en un objetivo de los ciberdelincuentes. Asegurarse de proteger los datos obrantes y utilizar contraseñas fuertes y robustas, son dos medidas a adoptar.

La conexión a internet, las nuevas tecnologías y las comunicaciones en la actualidad son imprescindibles para realizar la mayoría operaciones comerciales, alcanzar nuevos mercados e impulsar las eficiencias que benefician a los clientes y a la sociedad. Pero, muchos criminales competidores desleales y hackers aprovechan las debilidades de las tecnologías de la información para acceder a las empresas.

La amenaza tecnológica es una realidad, las empresas y las organizaciones necesitan un sistema de seguridad informática que les proteja de los constantes peligros y ataques cibernéticos, que además de una gran pérdida económica, mala reputación y vulneración de todo su sistema productivo e información existente pueden ocasionar una notable pérdida de ventas y de clientes. Las empresas necesitan protegerse; si no disponen en su plantilla de personal cualificado debido a su reducido tamaño o por otras cuestiones debieran externalizar este servicio para protegerse de posibles ataques cibernéticos. Hay una serie de claves decisivas para proteger a las empresas y a las organizaciones.

La primera, asegurarse de proteger los datos obrantes, especialmente aquellos sensibles y comprobar la información y correos de desconocidos. También es importante utilizar contraseñas fuertes y robustas lo más largas posibles, y cambiar de contraseña con cierta periodicidad.

También hay que ser conscientes de la posibilidad de sufrir un ciberataque. Los empleados deben estar advertidos de los riesgos de un ataque, y evitar que cometan errores comunes. La empresa contará con un plan de comunicación para actuar en situaciones de crisis, como, por ejemplo, sufrir una amenaza. Asimismo, hay que realizar análisis periódicos internos en el servidor, a ser posibles diarios, y también monitorear y revisar la actividad que se realiza en la red.

Hay que restringir el acceso de los empleados a los equipos y a aquella información que no necesiten, así como inhabilitar los accesos desde varios sistemas, porque puede ser la puerta de acceso de un hacker. Por supuesto, no permitir que personas ajenas utilicen los equipos, y proteger todos los dispositivos conectados con herramientas eficaces y mantenerlas actualizadas periódicamente. Y, por último, realizar copias de seguridad de todo para prevenir ataques cibernéticos y poder restaurar en caso de vulneración del sistema. Hoy en día, la nube ofrece servicios no sólo de almacenamiento de datos sino para proteger la seguridad de la información y garantizar la privacidad.