Menos del 30% de las pymes ha solicitado las ayudas del Gobierno para transformarse

  • Transformación digital

digitalizacion-proceso-clave-pymes

Sólo el 14% de las pymes contaba con un plan de digitalización antes de la pandemia. Contar con una correcta estrategia de digitalización es fundamental para las empresas y su resiliencia. Se necesitan unos objetivos y una hoja de ruta para que el desarrollo digital que se realice tenga sentido y ofrezca resultados positivos.

En un año marcado por una tímida recuperación económica tras superar los momentos más duros de la pandemia, el conflicto entre Rusia y Ucrania ha conducido a una subida de los costes y a una inflación generalizada que ha goleado de lleno a las pymes. En este contexto, la necesidad de resistir ha llevado a las empresas españolas a enfrentarse a una digitalización urgente y a someterse a fuertes cambios organizacionales y de adaptación en los dos últimos años.

La urgencia de digitalizar a las pymes era evidente ya antes de la pandemia. Sin embargo, solo el 14% de las pymes contaba con un plan de digitalización o estaba en ello, según el Índice de Economía y Sociedad Digital de la Comisión Europea. Además, los últimos datos del Gobierno indican que menos del 30% de las 157.000 empresas de entre 10 y 49 trabajadores que pueden acudir a la primera convocatoria del Kit Digital, han presentado solicitudes para poder transformarse.

“Contar con una correcta estrategia de digitalización es fundamental para las empresas y su resiliencia. Digitalizar ciertos procesos o adentrarse en esta transición sin tener claro el porqué, el para qué y el cómo, no sirve de nada. Se necesitan unos objetivos y una hoja de ruta para que el desarrollo digital que se realice tenga sentido y ofrezca resultados positivos”, apunta Gianni Cecchin, CEO de Verne Technology Group, que destaca los 7 retos en el proceso de digitalización de una pyme:

--Formarse en digitalización y a través de ella, teniendo en cuenta que la transformación digital debe ir acompañada de una transformación en las personas que lo conforman. Es decir, no sólo debe ser prioritaria la digitalización de la empresa, sino también aplicar un cambio de mentalidad en la forma de trabajar y relacionarse en los equipos.

--Fomentar el conocimiento y las habilidades en STEM -que recoge las áreas de conocimiento en ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas-, son fundamentales para el desarrollo y a la vez las menos estudiadas por los jóvenes.

--La brecha digital entre trabajadores y las empresas, algo que afecta a todos como sociedad y que ya la Naciones Unidas recoge como uno de sus principales Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).

--Optimizar la inversión en las tecnologías requeridas en cada fase del proceso de digitalización. La mayor parte de las soluciones de digitalización actuales son escalables y modulables, lo que hace que las inversiones no necesariamente tengan de ser cuantiosas.

--Servirse de la innovación y la tecnología para proponer a los clientes soluciones competitivas que los fidelicen.

--Apoyarse en la tecnología, la información y los datos para un mayor control de los procesos operativos y productivos de la compañía, y para facilitar la toma de decisiones como ventaja competitiva dentro del mercado.

--Apostar por la seguridad del negocio frente a las ciberamenazas del mundo digital con herramientas que protejan los datos.