Crece la brecha de productividad entre las grandes compañías digitalizadas y el resto

  • Comunicaciones

digitalizacion empresa

Con la digitalización, las grandes empresas han aprendido nuevas estrategias de innovación para aumentar su poder de mercado. La situación en España es especialmente delicada, y los expertos señalan que es necesario apoyar más al emprendimiento y a las pymes para que incorporen la tecnología digital y la innovación.

Las revoluciones tecnológicas de los últimos dos siglos han sido uno de los principales factores responsables del aumento de la productividad en los países desarrollados. Las actividades económicas se ven cada vez más influidas por las nuevas oleadas de innovación y digitalización. Sin embargo, a pesar de los muchos avances tecnológicos, la eficiencia de las economías más desarrolladas parece haberse estancado.

En busca de respuestas, los investigadores del i2TIC de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC) analizaron la productividad total de factores para más de 5.800 empresas industriales de España, una medida de la productividad del trabajo que tiene en cuenta todos los elementos al margen de la relación entre capital y trabajo (los componentes clásicos de la productividad), como las mejoras tecnológicas que no están adheridas al capital y al trabajo, pero que sí permiten que las economías sean más eficientes. La conclusión principal es que la divergencia entre las grandes compañías dominantes (el 10% con mayor productividad total de factores) y el resto no ha hecho sino incrementarse en los últimos años.

Gigantes digitales vs. competencia

Como resultado del proceso de I+D+i digitalizado, se estarían generando unos gigantes digitales o digitalizados que se situarían en la frontera global de la innovación y que utilizarían su posición dominante para restringir la competencia, desarrollar innovaciones defensivas o incluso restringir el dinamismo económico.

"La competencia monopolística se generalizó hace más de un siglo y hemos aprendido a convivir con grandes empresas que compiten en varios segmentos de mercado. El problema es que, con la digitalización, estas grandes empresas han aprendido nuevas estrategias de innovación para aumentar su poder de mercado y, como resultado de la debilidad institucional o de la novedad de sus propuestas de valor, se lo hemos permitido", explica Joan Torrent, investigador del grupo i2TIC.

Entre las acciones y políticas que podrían implementarse para reducir la divergencia productiva y la limitación de la competencia y la innovación por parte de aquellas empresas que dominan el mercado, destaca el apoyo al emprendimiento y a las pymes para que incorporen la tecnología digital y la innovación mucho más de lo que se ha hecho hasta el momento. La situación en España es especialmente delicada. De entre todos los países europeos, la inversión en I+D en España solo supera a la de Turquía.

Además de la dinamización del emprendimiento y la inversión tecnológica en las pymes, es necesario alcanzar acuerdos internacionales para revitalizar las políticas de competencia y no permitir que las grandes empresas extraigan rentas como resultado de su poder de mercado y sigan incrementando la brecha.